ni olvido, ni perdón


30/04/2021

Despedimos MUSOC 2021 sin quitarnos la mascarilla y manteniendo la distancia de seguridad. Y lo hicimos enarbolando la RESISTENCIA CULTURAL y derribando los símbolos del franquismo con el video mapping “Chema Castiello en la memoria” que podréis ver en esta web. Con Chema, que nos dejó hace poco más de un año, saltamos los muros del odio y nos declaramos ANTIFASCISTAS. “Una verdadera declaración de intenciones y esencia de lo que somos”, como dijo Ana Suárez en el discurso de clausura, en el que hizo gala de mantenernos en los cines y teatros a pesar de la situación y lo difícil que fue sacar esta edición adelante: “Somos menos en las salas y más en las redes”.

 

La película de hoy, LA MORT DE GUILLEM, nos la presentó su director, Carlos Marqués-Marcet, acompañado de Yani Collado, actor que encarnó a Guillem. Volvimos a 1993, cuando Guillem Agulló, un joven de 18 años, antifascista y antirracista, fue asesinado por un neonazi. Le sujetaron entre 4 y le clavaron una navaja en el corazón. Fueron a por él, en un crimen claramente político, pero el asesinato fue juzgado como una simple pelea entre jóvenes y su autor cumplió únicamente cuatro años de cárcel. Este hecho marcó profundamente a toda una generación y querían “ser catalizadores de un movimiento que les sobrepasa” y “explicar la historia de la familia, ejemplo de lucha, fuerza, humildad y amor”. La pancarta “Guillem, jódete”, pintadas, llamadas incansables de teléfono, boicot laboral, etc., fueron constantes en la vida de los Agulló. Una vida que se torció completamente con el asesinato de Guillem.

 

En el coloquio posterior que dinamizaron Raquel y Alex, de AMA, Asamblea Moza d'Asturies, conocimos a Betlem Agulló, una de sus hermanas, quien comentó que se habían visto forzados a convertirse en protagonistas. Encantada del resultado de la película, relató el impacto que supone ver su vida en la pantalla y cosas que parecen increíbles pero que, por surrealistas que parecen, realmente pasaron. De hecho, en la realización de la película se vieron obligados a quitar algunas escenas para dar credibilidad a la historia, pues la realidad superó con creces a la ficción.

 

Lo que está claro es que 28 años después las cosas siguen igual. Seguimos viendo casos tremendamente injustos como el de Guillem: detenciones arbitrarias, acusaciones de acciones violentas, cargas policiales injustificadas o compañeros en la cárcel por contar chistes o cantar canciones. Ahora con un fascismo blanqueado por los medios de comunicación: lo que antes eran nazis “ahora serían patriotas o personas que quieren la unidad de España”, comentó Collado.

 

Esta película llega en un momento clave, en el que tenemos a la extrema derecha en las instituciones. Parece, además, que se han molestado porque la grabación de la película ha sido objeto de pintadas, insultos y amenazas. Es un trabajo intencionadamente político que viene a demostrar que el juicio social lo han ganado Guillem y su familia, en el que la mayor parte del elenco son activistas del movimiento antifascista. En palabras de Carlos Marqués-Marcet: “Si, al menos, esta película ha hecho reflexionar sobre lo que es el fascismo, algo ha hecho”.

 

La lucha antifascista sigue siendo necesaria y Guillem se ha convertido en símbolo colectivo de esta lucha. La Lluita continua!, Ni oblit, ni perdó! MUSOC se termina por este año, pero volveremos a la carga el próximo enero. Nos vemos en los cines.


ENTREVISTA CARLOS MARQUÉS-MARCET

 




Con la colaboración de :


MUESTRA DE CINE SOCIAL Y DERECHOS HUMANOS DE ASTURIAS

MUSOC


© RADIO KRAS | EMISORA OFICIAL