LA BOTERA

15/04/2021

En el barrio bonaerense de Isla Maciel, oscuro y depauperado rincón de la Argentina actual, el oficio de botero es casi  tan antiguo como obsoleto. Hace años servía para cruzar a los trabajadores de los astilleros de uno a otro lado del Riachuelo, y hoy para pasear sobre el agua a los escasos turistas que se adentran en un entorno postindustrial decadente, plagado de fábricas irregulares y migrantes polacos y del interior del país que le confieren una identidad propia dentro de la gran ciudad.

 

Sabrina Blanco, directora de la película, entró en contacto con esta realidad mientras realizaba trabajo social para las instituciones locales. En este entorno generó un guion que creció y se fortaleció de la mano de Alberto Sorín, que la animó a convertirlo en su particular “historia mínima” filmada, y de Pablo Ramos, cuya novela El origen de la tristeza transcurre por esos parajes. Finalmente acabó de fraguarse con sus continuos paseos por el barrio y con algunas subvenciones, que también hay que decirlo, ayudaron un poco.

 

Si algo está claro en “La botera” es que sus actores y actrices no son profesionales, sino gente del mismo barrio, surgidos de un taller de teatro. Así conoció a Nicole Rivadero, protagonista de la historia, que desde el principio le demostró que tenía la misma determinación por ser actriz como su personaje por ser botera. Así conocimos a Tati, la casi adolescente que vive con su padre, un botero, portador nada orgulloso de un oficio que se hunde y propietario de un bote que no le va muy a la zaga. El alcoholismo y la pobreza hacen que venda su medio de vida y con ello pegue un golpe mortal a las aspiraciones de una niña que desea fervientemente desarrollar un oficio de hombres. A partir de aquí, una historia en la que el cuerpo de Tati es protagonista casi exclusivo: cuerpo para trabajar, cuerpo para el despertar sexual, cuerpo para bailar, cuerpo para crecer y cambiar.

 

De esta historia de mil detalles e impulsos pudieron disfrutar hoy en el Nuevo Teatro de La Felguera unas 70 personas, que durante un rato olvidaron el cierre perimetral y los virus circundantes. Esta es la primera de las cinco proyecciones que albergará Langreo en la presente edición de MUSOC. Esta es la primera de las dos películas que cuentan con el apoyo, presencia y presentación del colectivo Les Filanderes que, con su presidenta a la cabeza, Ludy Gonzalez, accionaron la claqueta de Creadoras Mirando al Sur en la cuenca del Nalón.




Con la colaboración de :


MUESTRA DE CINE SOCIAL Y DERECHOS HUMANOS DE ASTURIAS

MUSOC


© RADIO KRAS | EMISORA OFICIAL