18/01/2020

DE CUANDO DIOS FUE MUJER

Unas 340 almas se dieron cita ayer sábado en el CMI Pumarín Gijón-Sur para asistir al estreno en Asturias de la película 'Dios es mujer y se llama Petrunya' dirigida por la cineasta Teona Strugar Mitevska y protagonizada por Zorica Nusheva.

 

Cada mes de enero, coincidiendo con el día de la Epifanía, la gran mayoría de los ortodoxos del Este de Europa celebran la ceremonia de la cruz. Consiste en que un sacerdote ortodoxo arroja dicha cruz a un río, y el hombre que sea capaz de encontrarla tendrá suerte y prosperidad todo el año. Se trata de un ritual tradicionalmente masculino, y la película, basada en hechos reales, narra el episodio en el que por primera vez fue una mujer, Petrunya, quien encontró la cruz contraviniendo todas las normas sociales y religiosas, y constituyendo todo un revulsivo para las arraigadas creencias de la multitud en un pueblo de Macedonia.

 

Petrunya resiste poniendo en jaque al orden patriarcal y delatando las contradicciones entre religión y estado de derecho. Petrunya no quiere devolver la cruz porque en realidad, no es la cruz lo que está en juego. Petrunya reivindica su espacio y su libertad en la atmosfera más claustrofóbica.

 

En palabras de la directora, Teona Strugar Mitevska, “Cada vez que se cuenta una historia de mujeres es inevitablemente una película feminista. Cada película con un personaje femenino, protagonista o no, que no se conforma con los roles tradicionales expuestos, es una película feminista. Para mí, es difícil de imaginar ser mujer y no ser feminista. Lo que está al frente de esta ideología es la igualdad, la justicia y la equidad para todos”.

 

Y es que esta producción tiene todos los ingredientes para ser una de las apuestas fuertes de MUSOC en la sección “Creadoras mirando al Sur”. Quienes nos contábamos entre el público salimos de la sala con las gafas violeta bien graduadas; acabábamos de recibir una buena dosis de cine de calidad en que tanto desde la dirección como desde el papel protagonista las mujeres reivindican el derecho de decidir sobre sus vidas sin condicionantes sexistas. Mujeres creadoras que a través de su cine nos proponen reflexiones cargadas de compromiso social y una mirada crítica en clave de género. ¿Cómo podíamos resistirnos a esto?

 

Colabora:

MUESTRA DE CINE SOCIAL Y DERECHOS HUMANOS DE ASTURIAS

MUSOC